fbpx
 

Cuatro apuntes rápidos sobre los Globos de Oro

Los Globos de Oro suelen ser reveladores: a pocos días de conocer los nominados para los Premios de la Academia, se convierte en la antesala perfecta para conversar sobre qué merece ser reconocido como lo mejor del año.

En lo que fue una noche bastante repartida, te presentamos cuatro apuntes rápidos:

1917 se impulsa en la carrera por los Oscar 

Comencemos por lo obvio: los ganes de 1917 en las categorías de mejor drama y mejor dirección (Sam Mendes) lo posicionan como una potencia sorpresa en los próximos premios Oscar. Además, a días de su estreno comercial, le proporcionará un magnetismo valioso a la hora de atraer público. 

Aunque Mendes ya había ganado un Globo de Oro en el 2000 por American Beauty, no se esperaba que se alzara por encima de pesos pesados como Martin Scorsese y Quentin Tarantino; incluso se antojaba complicado contra un director menos consolidado como Todd Phillips. Sin embargo, veinte años después, Mendes volvió apuntarse un premio más (en el 2000, posterior al Globo, también se llevó el Oscar en el mismo apartado) 

Para los aficionados de las premiaciones, 1917 se acaba de convertir en la película caliente del mes. 

Guasón ratifica su solidez

Con un León de Oro en su palmarés, ya se sabía que Guasón venía en serio. Sin embargo, necesitaba una noche ganadora para sacudirse las críticas y afianzarse de cara a los Oscar. 

Joaquin Phoenix se alzó sobre Adam Driver con el premio de mejor actor en drama. Curiosamente, este es el segundo Globo de Oro que se lleva el personaje del Guasón: en 2009 Heath Ledger lo ganó como mejor actor secundario por Batman: El Caballero de la noche. Con el galardón bajo la manga, Phoenix gana mucho terreno en la carrera por los premios de la academia (los cuatro actores ganadores de Oscar en 2019 ya venían con un Globo de Oro encima, por ejemplo). 

Además, Hildur Guðnadóttir hizo historia con su gane en la categoría de mejor banda sonora. La islandesa se convirtió en la primera mujer en cosechar un Globo de Oro en la categoría musical en solitario (Lisa Gerrard compartió el premio con Hans Zimmer en 2001 por Gladiador). 

El Irlandés con las manos vacías

El único premio que se llevó El Irlandés fue un hermoso halago de Sam Mendes: “No hay un director en esta sala, ni un director en el mundo, que no esté a la sombra de Martin Scorsese”. Mendes lo dijo mientras sostenía el premio a mejor dirección que, justamente, le ganó al mismo Scorsese. 

Dos películas, en particular, dejaron sin premios a El Irlandés: Había una vez en Hollywood le negó el mejor guion y mejor actor secundario (Brad Pitt), y 1917 el mejor drama y dirección (Sam Mendes).  

Ni la siempre magnífica dirección de Scorsese ni la doble nominación de Joe Pesci y Al Pacino le alcanzaron a la apuesta más ambiciosa de Netflix para llevarse un reconocimiento. Lo que nos lleva al siguiente punto. 

Netflix con un fracaso a medias

Dependiendo de cómo se vea, lo de Netflix puede ser un fracaso: inició la noche con 34 nominaciones y la terminó solo con dos premios. 

En el apartado serial, HBO le ganó la partida con los cuatro premios importantes: Mejor serie dramática (Succession), mejor serie limitada (Chernobyl), mejor actor en drama (Brian Cox, Succession) y en mejor actor de reparto (Stellan Skarsgard, Chernobyl). Aunque Netflix pudo consolarse con el premio a mejor actriz en drama (Olivia Colman, The Crown)

En películas, como ya se mencionó arriba, El Irlandés, se quedó con las manos vacías. Historia de un matrimonio, otra de las grandes contendientes del servicio de streaming, se llevó solo un premio (el de Laura Dern como mejor actriz secundaria) pese a ser el filme con más nominaciones de la noche. Yo soy Dolemite y Los dos Papas no se llevaron nada. 

El gran número de nominaciones y la poca premiación también puede leerse como una forma en la que la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood le dice: ey, te reconocemos, pero todavía no te la creás demasiado. Sin embargo, el mensaje está claro: las plataformas de streaming vienen a competirle de tú a tú al cine tradicional. La conversación que acentuó en 2018 con Roma, escaló velozmente esta temporada con cuatro películas importantes (las mencionadas anteriormente) que todavía tienen los Oscar para redimirse. Con ganes o sin ganes, es un testamento de nuestros tiempos.

Luis G. Cardoce [email protected]

Editor de la Revista deleFOCO, periodista y productor audiovisual especializado en temas de cultura y sociedad.

No Comments

Leave a Comment