fbpx
a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
[email protected]
Links
Follow Us
 

Javier Guerrero: En el cine descubrí un lado ansioso que no conocía

En medio de un bullicioso café, lleno de gente trabajando, disfrutando la tarde de un miércoles a la hora pico, me encontré con Javier Guerrero. Apenas nos saludamos me di cuenta que iba a entrevistar a un chico muy espontáneo, abierto y honesto. Mirándome a los ojos, con una sonrisa y con voz firme, se presentó. Decidimos sentarnos cerca de la puerta para no ser distraídos por la gente de los alrededores, y desde ahí, viendo a la calle pero con pocas ganas de distraerse de la conversación, me contó los detalles de su cortometraje Velada: seleccionado en la competencia MADE IN COSTA RICA del Festival shnit San José 2019.

Sus primeras palabras al preguntarle cómo se siente al estar en el shnit, fueron: “Estoy muy feliz, es algo que siempre he querido”.

“Todavía hay mucho por explorar en mi relación con el cine” Javier Guerrero, director del cortometraje ‘Velada’.

Y es que, apenas con 21 años, Javier va a hacer realidad uno de sus sueños: ver su trabajo proyectado en pantalla grande, donde familiares, amigos, conocidos y gente particular, puedan apreciarlo, más allá de las paredes de la academia; ver reacciones, comentarios y expresiones para saber qué mejorar en algún otro proyecto.

Javier tenía una conexión con el séptimo arte desde pequeño, es un amante de la fotografía. Su primo, como él insiste en mencionar, ha sido una inspiración para su proceso: fue el primero que le habló del cine alternativo, de planos, fotografías, estilos. En pocas palabras: fue quien lo guió a seguir su pasión.

Antes de entrar a la Escuela de Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica, llevó cursos de cine en la ULACIT que le hicieron pensar que ese era su “charco”.

Al entrar a décimo del colegio, se enamoró una vez más; esta vez de la lectura, de donde saca muchas de sus ideas para sus proyectos y con la cual el deseo de escribir un libro propio se ha ido acrecentando con el tiempo.

Con respecto a la experiencia del corto, Javier nos cuenta que Velada fue un gran reto en su vida: tuvo que grabar con gente mayor que él. Afirma que fue un golpe de realidad sobre cómo va a ser cuando salga de la universidad.

“Le puse todo mi corazón y es demasiado chiva ver que llegó a ser lo que es. Puedo comprobar que no le tengo que decir que no a nuevos retos”, dice.

Fotograma del cortometraje ‘Velada’.

Velada funciona como obra individual, pero también obedece a una recopilación de cortometrajes de terror donde se plantearon diferentes premisas. Cuando ya estaban decididos los temas, los productores contactaron a una serie de directores para cada uno. Entre sus pretenciones estaba que que un estudiante dirigiera alguno de los cortos, y fue ahí donde apareció el nombre de Javier.

Tuvo que entrar a un proceso que ya había empezado sin él. Según Guerrero, la premisa era muy general, por lo cual él tenía que ponerle “color”. Decidió entonces darle un matiz, cambió varias veces el guión, y escogió que la protagonista, luego de terminar con su novia, quisiera acampar sola en la montaña como un método de sanación; allí el detonante de los sucesos paranormales que le seguirán.

Velada es un corto de terror, desarrolla una trama intensa que juega en la oscuridad con una presencia siempre al acecho. Pone al espectador de un lado o del otro, a correr por emociones, ansiedad, incluso.

Fotograma del cortometraje ‘Velada’.

—¿Qué te impulsó a que las protagonistas fuesen una pareja del mismo sexo?

El productor, quien había propuesto la sinopsis original, es de la comunidad LGBT, él desde el principio me dijo: “eso es algo que yo quiero que esté, a mi me interesa que tenga bastante exhibición de la comunidad, me interesa que los personajes pertenezcan a ella”, y fue un gran reto, realmente lo hablé con varia gente, yo apoyo completamente el movimiento. Es un poco como incómodo ponerme en esa postura porque es una población vulnerable y ha sufrido muchísimas cosas que yo, desde mi privilegio, no he sufrido. Lo conservé porque también siento que es importante que haya representación de estas comunidades.

—¿Por qué una niña como personaje de terror?

—Vi que esa sinopsis era entorno a las feminidades. A mí ya me gustaba desde hace tiempo la literatura de terror contemporánea argentina; feminista, como Mariana Enriquez, que tienen temáticas en común como traumas, un poco la anorexia, la bulimia, traumas de niña, incluso algunos textos que presentan el lesbianismo como algo de terror. La niña fue un poco eso, pensaba: ¿qué mujer puede aparecer acá que nadie se esperaría? Como una niña o una anciana. Para hacer el cortometraje me basé en muchas leyendas, como en los duendes, alguien puede ver el cortometraje y nunca saber que hubo duendes envueltos.

—¿Por qué el personaje se llama Alicia? ¿Tiene algo que ver con Alicia en el país de las Maravillas?

—Tiene todo que ver…

De acuerdo con Guerrero, y para evitar spoilers, solo diremos que tomó el libro de Lewis Carroll como  referencia. A su vez, y según la concepción del filme, los duendes tienen un lugar importante. El director utilizó leyendas y textos de estos seres como inusmo para crear ciertos pilares en los personajes.

Con respecto a la dirección actoral, Javier comentó que Dani y Eva, las actrices, ayudaron a la creación e interpretación de sus personajes. Una anécdota que cuenta el joven es que en las noches de rodaje la locacion en la que se encontraban era muy fría, sin embargo, ellas no pusieron resistencia a las diferentes escenas y repetición de tomas, a pesar de que su vestuario no era adecuado para el clima ni la ubicación donde estaban. Además se mostraron completamente colaborativas, lo que hizo que el rodaje fuera más sencillo.

Javier también está participando como director de foto en otros dos cortometrajes seleccionados en la muestra Sabor Local: CHURCHILL, del shnit: Hálito, de Erick Solís y Té los tres, de Steven González

“Todavía me estoy descubriendo. Cuando empecé en esto (cine) descubrí un lado ansioso que no conocía, siempre creí que era super relajado. Me encanta fotografiar, me saca de esa emoción, es algo que disfruto, es un departamento donde todo es impecablemente amor”.

El cortometraje Velada será parte de la primer función del MADE IN COSTA RICA el viernes 18 de octubre a las 9:00 p.m en el Cine Magaly. Podes obtener tus entradas en boleteria.delefoco.com

 

Krissya Méndez [email protected]

No Comments

Leave a Comment