fbpx
 

Ley de cine moderniza impuesto para dinamizar a todo el sector cultura

  • La Ley de Cinematografía y Audiovisual N. 20.661 baja el actual impuesto de espectáculos del 6% al 1,5% y aumenta la base de contribuyentes. 
  • El impuesto se redistribuiría entre el Teatro Nacional, la Compañía Nacional de Teatro, el Centro de Cine, el Museo de Arte Costarricense y el Instituto Nacional de la Música. 
  • El aporte del sector cultura al PIB (2,2%) es el doble que la industria del banano 1,1% y más que toda la industria hotelera del país (1,9%). 
  • Países que han aprobado leyes de fomento al sector audiovisual han visto un incremento cuantificable y exponencial en empleo e inversión en muchos sectores.

El proyecto de Ley de Cinematografía y Audiovisual N° 20.661, conocido como Ley de Cine, no crea un impuesto nuevo, por el contrario moderniza el impuesto de espectáculos públicos ya existente que financia las principales instituciones culturales del país y dinamiza al sector cultura. Según datos de la Cuenta Satélite de Cultura, el sector representa el 2,2% del PIB. 

El impuesto a espectáculos públicos existe desde principios del siglo pasado (1918 y 1939) y es actualmente del 6% y se cobra solo a los teatros y salas de cine. El proyecto de ley 20.661 propone bajar el impuesto existente a 1,5%, a la vez que amplía la base de contribuyentes para incluir plataformas que no existían cuando se creó el impuesto, por ejemplo cableras y servicios de streaming. 

Al aumentar la base de contribuyentes, todas las instituciones culturales a las que se destina el impuesto se ven beneficiadas y por ende los encadenamientos productivos que estas generan. 

El proyecto de Ley 20.661 es una propuesta consensuada entre el Ministerio de Cultura, Centro Costarricense de Producción Cinematográfica, Cámara de la Industria Audiovisual Costarricense (CAIAC), consorcio audiovisual, consorcio de animación, cámara de exhibidores y productores independientes. 

Instituciones que reciben impuesto de espectáculos públicos 

En la actualidad el impuesto beneficia al Teatro Nacional, Compañía Nacional de Teatro, Orquesta Sinfónica Nacional y el Museo de Arte Costarricense. De aprobarse el proyecto de ley, se incluiría al Centro de Cine entre las instituciones beneficiarias con la recaudación de ese impuesto. 

La redistribución quedaría de la siguiente manera: un 40% para el Teatro Nacional, un 22% para la Compañía Nacional de Teatro, un 20% para el Centro de Cine, un 9% para el Museo de Arte Costarricense y otro 9% para el Instituto Nacional de la Música. Esta redistribución no significa una pérdida para las instituciones, ya que al aumentar la base contributiva, la recaudación aumenta. 

Impuestos a cableras y plataformas de streaming, tendencia mundial 

Al aumentar la base de contribuyentes en el nuevo proyecto de ley, las cableras y plataformas de streaming, entre otros, empiezan a pagar el 1,5% del impuesto de espectáculos públicos. 

Este 1,5% representa apenas ¢45 en el valor de una entrada de cine de ¢3.000, menos de ¢80 de la suscripción básica de Netflix (de alrededor de ¢5.240), o alrededor de ¢230 de la tarifa básica de Cabletica (de ¢15.492). 

“Son montos muy bajos que tendrán un inmenso impacto en el desarrollo económico y cultural de nuestro país, generando empleos en muchísimas profesiones y oficios que sin duda permitirá el desarrollo de una cinematografía costarricense, la que ha dado muestra en los últimos años que se destaca con valores de calidad en el contexto de la cinematografía mundial”, aclaró la Ana X. Alarcón, directora del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica (CCPC). 

Ya se han aprobado impuestos de este tipo en España, Italia, Reino Unido, Argentina, Colombia, Uruguay y la lista de países sigue creciendo. Por ejemplo en Francia, Netflix, Amazon y Youtube pagan el 2% de impuestos al Estado, y en España las empresas de telecomunicaciones y cadenas de televisión deben aportar el 5% de sus ingresos netos para financiar el cine europeo y el 3% de sus ingresos brutos para Radiotelevisión Española.

Impacto del sector cultura en el país 

El sector cultural representa el 2,2% del Producto Interno Bruto (PIB), el 0,4% corresponde al sector audiovisual. Para poner en contexto, toda la industria hotelera representa sólo el 1,9% del PIB y la industria del banano apenas llega a 1,1%. Esto son millones de millones que las industrias culturales aportan al desarrollo económico del país. 

Según informes del Banco Interamericano de Desarrollo, las industrias culturales generan encadenamientos económicos, dinamizan la economía, generan visibilidad y atraen inversión extranjera. 

La industria audiovisual en particular es una una de las industrias que más encadenamientos productivos genera, pues da trabajo a muchos sectores, tanto en zonas urbanas como rurales. 

Por ejemplo en el 2018, la película “El despertar de las hormigas” contrató entre actores, extras, alojamiento, transporte y alimentación a más de 100 personas en San Mateo. Lo mismo hizo la película “Pájaro de Fuego” en La Carpio. 

Asimismo, con una inversión pequeña, el cine es capaz de duplicar, triplicar y hasta multiplicar por 10 o más la inversión extranjera que atrae al país. 

Después de ser beneficiada con 20 millones del Fondo de fomento al audiovisual “El Fauno” administrado por el CCPC, la película “Ceniza Negra” atrajo una inversión extranjera de 350 mil dólares que reinvirtió principalmente en la provincia de Limón. 

Gracias a la capacidad de convertirse en embajador de nuestra gente, nuestros destinos, cultura y gastronomía, el cine genera gran visibilidad internacional y puede atraer inversión y turistas de todo el mundo. 

Resultados de una ley de fomento al audiovisual en otros países: 

Países que han aprobado leyes de fomento al sector audiovisual han visto un incremento cuantificable y exponencial en empleo e inversión en muchos sectores. 

Por ejemplo, República Dominicana que aprobó su Ley en 2011, pasó de producir 4 a 40 películas al año. Desde entonces ha generado inversiones por más de US $80 millones, según datos de la Dirección General de Cine (DGCINE) del país. 

En el caso de Colombia, después de su aprobación en el 2012, el sector pasó de 350 empleos a 6362 trabajadores registrados en la industria, esto significa un crecimiento en empleo del sector de más de 1800%, según cifras de Proimágenes, comisionado fílmico colombiano. 

Costa Rica es uno de los pocos países de Latinoamérica que aún No cuenta con una Ley de Cine. En Centroamérica por ejemplo, Panamá, Nicaragua y Honduras ya tienen leyes de fomento al audiovisual.

Para mayor información puede comunicarse con Mariana Murillo al correo [email protected], y/o al teléfono (+506) 8368 1385, o con Antonella Sudasassi al correo [email protected], y/o al teléfono (+506) 8494 5665.

No Comments

Leave a Comment