fbpx
a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
[email protected]
Links
Follow Us
 

Lo mejor de los Premios Oscar 2019

Este domingo por la noche se llevó a cabo la edición número 91 de los Premios Oscar, con momentos memorables. Green Book dio el batacazo de la noche al dejar sobre la lona a Roma y La Favorita en la contienda por el premio a Mejor Película. México se lleva el quinto de los últimos seis premios a Mejor Director, Rami Malek completa el Grand Slam de premios al llevarse la estatuilla a Mejor Actor y Glenn Close se consolida como la actriz con más nominaciones sin poder llevarse el premio a casa.

La gala dio comienzo a las 7:00 p.m hora costarricense con una presentación por parte de Adam Lambert al lado de Queen, en donde se interpretaron fragmentos de algunas de las canciones más emblemáticas de la banda, como We will rock you y We are the champions. Esta fue la primera vez en 30 años, que la entrega de premios no contó con un anfitrión, tras la polémica que rodeó a Kevin Hart, quien tuvo que rechazar el honor que antes había aceptado, cuando un movimiento en redes sociales le recriminó por antiguos comentarios homofóbicos.

Acto seguido, las comediantes Maya Rudolph, Tina Fey y Amy Poehler, presentaron la entrega del primer premio de la noche, Mejor Actriz de Reparto. Pero antes, Rudolph aprovechó para enviar un contundente mensaje dirigido hacia Donald Trump: “Esta noche no hay presentador, no habrá premio de película popular y México no va a pagar el muro”. Posteriormente, el premio fue entregado a Regina King por su trabajo realizado en Si la colonia hablara.

Maya Rudolph, Tina Fey y Amy Adams dieron al bienvenida al show con un breve mensaje, previo a presentar la categoría Mejor Actriz de Reparto.

Este momento fue la antesala de lo que sería una noche histórica en la entrega de los premios, ya que al final de la noche, en total, se entregaron siete estatuillas a personajes afroamericanos y además, 12 de los presentadores de premios también pertenecían a dicha descendencia, la mayor presencia afroamericana en toda la historia de los Oscar, que hasta ese momento, tan solo habían entregado 42 premios y siete menciones honoríficas a profesionales de la industria de raza negra en sus 90 años de historia.

Regina King (mejor actriz de reparto), Ruth Carter (mejor vestuario), Hannah Beachler (mejor diseño de producción), Mahershala Ali (mejor actor de reparto), Peter Ramsey (autor de la mejor película de animación), Spike Lee y Kevin Willmott (los dos, mejor guion adaptado) son los siete profesionales de raza negra que recibieron anoche un premio Oscar, siendo el de Spike Lee uno de los más significativos, considerando como su extraordinario trabajo profesional y de conciencia social ha sido ignorado por tanto tiempo por la Academia y además, el hecho simbólico de que el premio a Mejor Guion Adaptado fuera presentado por Samuel L. Jackson y la forma tan efusiva en que lo felicitó por dicho premio.

A Samuel L Jackson y Spike Lee los une fuerte amistad que va más allá de la pantalla grande y con este efusivo abrazo, quedó una vez más demostrado.

Hablando propiamente de las películas, Bohemian Rhapsody fue la que más premios recogió esa noche, con cuatro en total. Mejor Edición de Sonido, Mejor Mezcla de Sonido, Mejor Edición y Mejor Actor (Rami Malek), fueron sus logros. Y como no podía ser de otra manera, el discurso de aceptación de Malek fue uno de los momentos más emotivos de la velada. El actor, quien completó el Grand Slam de premios, al llevarse la categoría de Mejor Actor en todas las entregas importantes de la temporada (Globos de Oro, SAG, Bafta y Oscar).

“No habré sido la primera opción pero creo que dio resultado”, dijo entre risas a la hora de aceptar el premio. Luego le agradeció a la mítica banda: “Gracias Queen por dejarme ser una pequeña parte de su enorme legado, les estoy eternamente agradecido”, expresaba emocionado el actor, en quien se puede ver en cada ceremonia, como un poco de la magia que florecía del corazón de Freddie Mercury quedó impregnada en él, después de interpretar, el que pareciese ser, el papel que cambiará para siempre su vida artística.

Rami Malek cumplió con las predicciones y se llevó el premio a Mejor Actor en cada entrega que estuvo presente.

Incluso se tomó unos minutos para hablar de su historia, que es hijo de inmigrantes egipcios, y la de Freddie: “Si le hubieran dicho al pequeño Rami que esto iba a pasar, se hubiera sorprendido muchísimo. Ese niño buscaba su identidad, estaba intentando buscar su voz. Yo le hubiera dicho ‘hicimos una película sobre un inmigrante gay que vivía su vida genuinamente, sin pedir disculpas’. Y esto demuestra que queremos más historias como estas”. “Soy hijo de inmigrantes egipcios, estadounidense de primera generación y mi historia se está escribiendo en este momento”, agregó.

Para finalizar, le dedicó unos palabras a su pareja, Lucy Boynton, quien interpretó a Mary Austin, quien es considerada el gran amor de la vida de Freddie: “Lucy, eres el corazón de esta película, sos inmensamente talentosa y conquistaste mi corazón”. Ambos actores se conocieron y enamoraron en la filmación de la película, cerrando así, uno de los momentos más emotivos de la noche.

La sorpresa de la noche, ocurrió en la categoría Mejor Actriz, cuando la británica Olivia Colman se llevó el premio ante la máxima favorita, Glenn Close, quien llega ahora a siete nominaciones en total sin ninguna victoria, siendo esta, la peor racha en la historia de los premios para una actriz. Olivia brindó un discurso a lo Olivia. Graciosa, ameno y con corazón. Sin duda una ganadora dentro y fuera del escenario, reconociendo a cada una de las actrices con las cuales compartió terna.

Durante su discurso de aceptación, Olivia Colman realizó un par de chistes e hizo un gesto gracioso con la boca, demostrando que en la pantalla grande, lo que vemos es una extensión de ella misma.

Después de tres horas de un espectáculo más fluido gracias a lo presencia de un anfitrión, se entregó el penúltimo premio de la noche, de las manos de Guillermo del Toro. El ganador a Mejor Director el año pasado, hizo el anuncio de que su sucesor sería el también mexicano, Alfonso Cuarón, quien obtenía así su segundo Oscar como director (2014) y su segundo de la noche (Mejor Fotografía). De esta manera, México hace historia al ganar cinco de los últimos seis premios en dirección, además de haber ganado por primera vez como Mejor Película Extranjera, con Roma. Este último premio, había sido presentado momentos antes por el actor español, Javier Bardem, quien lo presentó en español indicando: “No hay fronteras ni muros que frenen el ingenio y el talento. En cada región del mundo hay historias que nos conmueven y en esta edición celebramos la excelencia y la importancia de la cultura y el idioma de diferentes países”.

Alfonso Cuarón hizo historia al convertirse en el primer director en ser también premiado por Mejor Fotografía.

Para finalizar la gala, tras tres horas y 14 minutos de duración, Julia Roberts anunció a Green Book como la ganadora al Oscar a Mejor Película, demostrando una vez más, que para la Academia, el cine es lo que sucede en la pantalla grande y no en el hogar, a pesar de los premios otorgados anteriormente a Netflix con Roma y en la categoría Mejor Documental Corto, con Period. End of sentence.

La comedia dramática dirigida por Peter Farrelly, que anteriormente había ganado junto a Nick Vallelonga y Brian Currie el premio a Mejor Guion Original, narra la historia de Tony Lip el Dr. Don Shirley, un reconocido pianista que viaja junto al brusco Lip por los conservadores estados del sur de un Estados Unidos altamente racista en pleno apartheid de los años 60. No es que la película sea mala, al contrario, es ligera, fácil de digerir y con un mensaje social, todo lo que ama la Academia, pero es que en una época tan delicada en cuanto a cuestiones de política exterior, darle el premio a una película que se queda demasiado corta a la hora de tratar una historia racista, ya que se basa más en la redención del personaje blanco que cualquier otra cosa, por encima de una ingeniosa película británica sublimemente dirigida (La Favorita) o por encima de Roma, la joya de arte del momento, alabada por la crítica y el público, que le deja a todos la duda de que hubiese sucedido si este último film, no hubiese sido distribuido por Netflix.

Green Book ganó el Oscar a Mejor Actor de Reparto, Mejor Guion Original y Mejor Película.

Sin duda, la de anoche de los Oscar 2019 ha sido una entrega de premios histórica por donde se le mire, iniciando por el hecho de haber sido apenas la segunda de la historia sin un anfitrión. Si bien Bohemian Rhapsody fue quien más premios recibió, Black Panther marcó un hito para las historias de superhéroes con sus tres premios, Cuarón hizo historia como director y Green Book se llevó el premio más importante, da la impresión de que la diversidad fue la verdadera ganadora de la noche.

Aparte de lo mencionado anteriormente acerca de la histórica entrega para los profesionales de raza negra, las mujeres fueron las otras grandes protagonistas de la noche al recoger 15 premios, sumado a los momentos de mensajes de unión en distintos idiomas y a diversas razas y nacionalidades, ya que como lo mencionó Diego Luna: “Ya se puede hablar español en los Oscar. Ya nos abrieron las puertas y ahora no nos van a sacar”.

Si lo desea, puede revisar la lista completa de ganadores y nominados, aquí.

Fabián Arias [email protected]

No Comments

Leave a Comment