fbpx
a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
[email protected]
Links
Follow Us
 

Magpie Jay: Trascender más allá de la música

Nos dicen desde que entramos al colegio, que disfrutemos de esta etapa porque jamás se repetirá algo igual. Que las amistades que hagamos ahí, se quedarán ahí. Que lo que queremos y pensamos a esas edades, cambiará con el tiempo. Pues bien, ahora llega un grupo de músicos a enseñarnos lo contrario, a decirnos que sí se puede cumplir nuestros sueños de cole y que, si son reales, esas amistades que ahí conocimos, pueden prevalecer ante las pruebas del tiempo. Hablamos de Magpie Jay.

Sebastián Suñol (baterista), Felipe Apéstegui (guitarrista), Julián Garita (voz), Felipe González (bajo) Martín Brandt (pianista), son los encargados de darle vida al disco “Tragaluz”.

Una banda que nació en el 2008, cuando dos jóvenes de octavo año de colegio se decidieron en formar la típica banda de garage con la que todos soñamos tener en algún momento. Son más de 10 años de recorrido, movimientos en la alineación de la banda, cambios en la producción, pero con una esencia que sigue siendo la misma: Todos los que hoy forman parte de Magpie Jay o alguna vez fueron parte de ella, siguen siendo más que un grupo de compañeros, son un solo grupo de amigos… Son y siempre serán, parte de una familia.

Una familia que le debe su nombre a un tipo de ave que se puede observar en la zona pacífica de nuestro país, en Guanacaste. El nombre fue elegido gracias a la primera novia de Sebastián, que después de buscar en un libro de biología varias especies de animales oriundas de Guanacaste, la banda optó que el nombre de Magpie Jay era el más conveniente para la agrupación.

Magpie Jay es un tipo de ave que se puede encontrar en la costa pacífica desde Guanacaste hasta México.

En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de conversar solamente con Sebastián Suñol, uno de los fundadores de la banda junto a Felipe González (bajista). “Es una energía que siempre ha existido de manera muy natural. Todo empezó como en octavo grado del cole cuando en vacaciones mi mejor amigo, Felipe González, me llama y me dice que hagamos una banda y yo le dijo que le diéramos de fijo. La banda tuvo varios cambios. Teníamos un guitarrista y el mae (sic.) se va del cole, después tuvimos otro guitarrista que era super mayor que nosotros e iba a otro cole, entonces él nos recogía en carro para ir a ensayar e ir a tocar a los bares. Hacíamos puros covers de los Red Hot Chili Peppers (RHCP) y en eso el cantante que teníamos se va a una academia de fútbol y llega Julián (Garita), que también es compañero nuestro de toda la vida, desde séptimo. Después llega Felipe Apéstegui, que también era del colegio pero dos años menor, siempre tuvo el interés por la banda y era también fanático de los RHCP y lo subimos al barco. Era todo muy tuanis porque éramos todos amigos”, recuerda claramente Sebastián al conversar sobre los inicios de la banda, mientras nos hace énfasis que aún continúan en contacto con las personas que alguna vez formaron parte de la banda y se sienten felices al ver lo bien que les ha ido a sus ex compañeros, con sus proyectos personales.

En cada palabra que Sebastián nos comparte durante la entrevista, se denota como la creencia de las vibras positivas, el poder de las buenas energías y el mirarse a todos como una familia, ha logrado siempre sacar adelante a la banda hasta de sus momentos más complicados. “Siempre todos molestamos que la banda es una relación. Para todos han existido momentos díficles. Antes de comenzar a grabar Tragaluz, la banda pasó por momentos difíciles. Hicimos un último concierto porque teníamos cuatro o cinco años de no parar y fue como un pequeño break que nos dimos por primera vez. Cada quien tuvo un viaje extenso y cuando volvimos fue raro porque teníamos casi tres meses sin vernos. Había de todo un poco, como cansancio, conflictos y pasamos por momentos muy duros durante el último año. Nos tuvimos que sentar con mucha madurez a decidir si realmente queríamos hacer esto y nos decidimos y todo salió super bien y estamos listos para enseñarselo al mundo”.

Y es que la creación de Tragaluz ha representado un reto particular. Este es el tercer disco de la banda y se han dado a la tarea de experimentar con nuevos sonidos, además de contar con un nuevo tecladista, Martín Brandt. Nuevas técnicas de guitarra (dejando un poco de lado la púa), agregar bits en la producción de las canciones, añadir un poco de blues en la batería y un nuevo rango vocal por parte de Julián, son parte de los nuevos detalles que encontrarán todos los fanáticos de la banda en este nuevo álbum.

“Con este disco decidimos mostrar que siempre hay espacio para mejorar. Todos fuimos madurando y evolucionando en nuestro instrumento. Queremos que se note una evolución en la banda. Además es un disco con un concepto muy amarrado, todas las letras hablan de esta energía o esta luz espiritual que nos rodea. Tragaluz representa que sin importar la oscuridad que nos rodea, siempre habrá espacio para que ingrese la luz. Es un disco con música más ambiental, más juego con los sintetizadores, ya no hay solos de guitarra tan crudos como de rock pesado, siento que ya hicimos suficiente rock pesado por varios años, entonces ahora tenemos solos más rítmicos. En especial con Julián siento que hay una evolución muy grande en su voz y yo se lo dije, estoy demasiado feliz de su evolución, es algo impresionante”, nos explica Sebastián cuando se le consulta acerca de las novedades que nos presentará Magpie Jay con esta nueva producción musical.

De Tragaluz se desprenden dos sencillos, Skin of a Bear y Simple, ambos grabados en una sesión en el mítico Salón Dorado del Museo de Arte Costarricense. Los productos audiovisuales que resultan de esa sesión son unas obras dignas de apreciar, que solamente un lugar con la belleza y la iluminación que desprende el Salón Dorado, podía brindar. Pero fue un arduo proceso de negociaciones que duró varios meses para poder grabar ambos videos en un solo día, tal y como lo amplía Sebastián.

“Siempre buscamos referencias de artistas que nos gustan y ahí recogimos la idea de hacer una sesión en vivo. Empezamos buscando en iglesias, porque buscábamos lugares en los que ingresara poca luz porque es lo que representa Tragaluz. Queríamos un lugar que representara un espacio cultural costarricense y el Salón Dorado fue propiamente idea de nuestro mánager (Antonio Rodríguez). Comenzaron las reuniones, los correos, las juntas directivas del Gobierno y el museo. Pasaron como tres meses y cuando nos llamaron para darnos el sí definitivo yo estaba con Antonio, que apenas cortó el teléfono se me tiró llorando para decirme que nos dijeron que sí al Salón Dorado. Y es que eso es lo increíble, Antonio es uno más de nosotros, era compañero nuestro del colegio, es de la familia”.

La sesión en el Salón Dorado fue dirigida por André Robert, quien ya había trabajado con la banda en varios proyectos.

El Salón había sido cedido a la banda de 4:00 a.m a 6:30 p.m, por lo que todo se grabó y editó en vivo. En la mañana se grabó Skin of a Bear en nueve tomas, hubo un descanso rápido para el almuerzo y durante la tarde se grabó Simple en ocho tomas. Durante la grabación contaron con la compañía de la Viceministra de juventud, Margareth Solano, quien llegó a dar su apoyo a la banda por atraer a público joven hacia los espacios culturales del país.

“Llegamos desde las 4:00 a.m con los productores (La Comuna) y con André (André Robert, director de la sesión) y de inmediato nos enamoró fue ver que todo la historia de nuestro país está grabada en madera, desde la colonización, toda la parte cafetalera, hasta que llega a contar la historia de la Caja, los presidentes, el ferrocarril y atrás mío, todo el tiempo, se puede ver el Teatro Nacional, que en donde vamos a lanzar el disco completo”. Así describe el baterista, la sensación que le provocó a la banda poder grabar en el Salón Dorado. Como anécdota, Sebastián comenta que exactamente a las 6:30 p.m, mientras terminaban de acomodar los últimos detalles para dejar el lugar tal y como lo encontraron, ya estaba uno de los guardas del museo solicitando la entrega del Salón, demostrando que pudieron acabar justo a tiempo con la sesión.

El siguiente paso, como lo mencionaba Sebastián, es la presentación completa del disco en el Teatro Nacional, el espacio cultural más importante de nuestro país. Han pasado ya más de 20 años desde la última vez que una banda de rock se presentó en este escenario (despedida de El Parque, 1998), y la banda se encuentra muy consciente de la responsabilidad y el honor que esto significa.

“Estamos muy agradecidos, somos bendecidos. Fue un proceso similar al del Salón Dorado, existía la enorme posibilidad de que nos dijeran que no, lo cual nos hubiera dolido demasiado. Pasaron seis meses de espera y nos preguntamos en cierto punto por qué no nos dan un sí definitivo. Ya cuando nos dieron la respuesta, fuimos a ver el espacio y de inmediato uno siente lo lindo que es presentarse en el espacio cultural más importante de nuestro país. Desde ese momento le hemos puesto demasiado amor y es el show más ambicioso y más importante de nuestras vidas, por ahora”.

21 años después, el Teatro Nacional será la casa de un concierto de rock nacional.

El show contará con la presentación de 18 canciones de la banda, todo el disco Tragaluz completo, más ocho éxitos de la banda. Esto adicional a un par de colaboraciones con artistas sorpresa. Pero a pesar de ser el momento más importante de la banda, ellos continúan con su afán de demostrar que son más que un grupo de músicos. Esta familia de amigos contará con la presencia de niños músicos de las zonas rurales del país en sus conciertos, gracias a la colaboración del Ministerio de Cultura y Juventud. Pero esta no sería la primera obra de acción social de la banda, ya que en su presentación en el Teatro Melico Salazar, en el año 2017, invitaron a un grupo de 30 reos penitenciarios.

El concierto en el Teatro Nacional será el sábado 16 de febrero en una doble tanda, esto gracias al éxito en la ventas de las entradas, por lo que ahora Magpie Jay presentará su disco en dos sesiones, una en la tarde (4:00 p.m) y otra en la noche (8:00 p.m). Después de esto, la banda comenzará una gira de conciertos, primero en Guatemala, el 23 de marzo, en mayo visitarán México en varias ciudades y para Costa Rica se están planeando mínimo dos presentaciones en el transcurso del año, junto con bandas nacionales y una internacional que está en conversaciones todavía, además de tocar en varios festivales de verano por todo el país. Todo esto con las miras puestas en lograr dar el salto al charco y conseguir fechas en Europa, una de las ambiciones de la banda para este año.

Después de casi una hora, la conversación llega a su fin. Sebastián procede a retirarse a continuar con sus deberes diarios, pero mientras nos despedimos en la entrada del edificio y conversamos rápidamente del legado de Nirvana y Kurt Cobain, se nota al mismo sujeto con el que se habló durante la entrevista, se denota en donde está la magia de esta banda. Siguen siendo jóvenes viviendo un sueño, que no han perdido el horizonte. Viven y disfrutan tocando música como una familia que cada vez que se les presenta la oportunidad, logra ayudar a alguien más. De eso se trata Magpie Jay. De eso debe tratarse la música y la vida en sí… Disfrutar del viaje, mientras dejamos algo positivo en los demás.

Fabián Arias [email protected]

Estudiante periodismo Universidad Internacional de las Américas. Experiencia y amplio conocimiento en el área audiovisual y deportiva.

No Comments

Leave a Comment