fbpx
a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
[email protected]
Links
Follow Us
 

Miguel Gómez: “Estoy en la adolescencia del cine”

Director costarricense de 36 años de edad, con 12 años de experiencia detrás de cámaras después de su ópera prima Cielo Rojo, la cual nació como un proyecto de graduación pero que tuvo una sorprendente recepción positiva entre el público nacional. Hablamos de Miguel Gómez, quien cuenta en su haber con la dirección de siete producciones cinematográficas en donde también destacan El Sanatorio, Italia 90, Maikol Yordan de viaje perdido, por mencionar algunas.

Pero aparte de sus éxitos en la taquilla nacional, Miguel también posee las cualidades multifacéticas para trabajar en distintos tipos de producciones como lo han sido la serie Compas para el canal TD Más y el más reciente corto documental de la marca Huawei titulado Protagonistas, inspirando en la era digital, el cual fue elaborado bajo la visión de poder dejar de lado la satanización que se ha hecho del uso de dispositivos móviles y mostrar, por el contrario, todo el impacto positivo que esta nueva época puede generar en la sociedad y grabado en su totalidad únicamente con el nuevo celular de la empresa china, el P30 Pro.

Aprovechando la salida de este innovador cortometraje que llevó a cabo junto a Walter Campos y el inicio de nuevos proyectos personales, logramos obtener la siguiente entrevista que reproducimos a continuación con Miguel Gómez, en una lluviosa tarde al oeste de la capital en donde el proyecto de Ley de Cine y el Festival shnit también ocuparon un espacio.

¿Cómo fue la experiencia de grabar un documental solamente con la cámara de un celular?

“Básicamente el reto del Huawei P30 Pro era hacer un documental que se proyectara en cines. Entonces desde el principio Walter y yo nos planteamos hacer que las historias se vivieran en diferentes lugares porque queríamos ver cómo trabaja la cámara a baja luz, en un estudio de grabación, en San Pedro de noche, viendo espacios que se están rescatando como Barrio Escalante. También trabajar con los animales, en el Jaguar Rescue Center fue muy chiva porque en el Caribe uno nunca sabe qué clima se va a encontrar ahí, uno espera que salga lo mejor que pueda salir. Al final de cuentas hay muchas variables de las que uno no puede estar pendiente y una cámara como la del P30 Pro hacía más fácil enfrentarse a estas cosas. Yo me quedo asustado del nivel en el que estamos ahorita porque una cámara 4K en el 2008 me la habían cotizado en $21.000 y 11 años después la tecnología cambió lo suficiente para que yo ahora tenga una cámara 4K en mi bolsillo. Si me preguntan qué fue lo más complicado, al final lo más difícil es buscar la historia y contarla bien, ya la herramienta no es excusa. Prácticamente ahora nos están dando una cámara con un celular adherido y me emociona mucho tener una herramienta más en la que puedo confiar”.

¿Cuáles beneficios se pueden encontrar al grabar de esta manera, comparada a la manera convencional?

“Es realmente una herramienta que nos beneficia a todos. El artista sigue estando ahí. Los sonidistas tendrán ahora más herramientas para poder explotar su talento. Un animador ya puede hacer plates con el celular. No se trata de porque sea una gran cámara entonces no tenés que estudiar lo básico, porque al final de cuentas hay muchas cosas que uno sí tiene que cuidar. Ahora tiene que validar que las condiciones sean las adecuadas. Uno también se ahorra tiempo y espacio porque el códec del celular guarda hasta los videos 4K en tamaños amistosos que evita que se te llene el teléfono”.

¿Cómo se dio el acercamiento con Huawei y Walter para filmar este proyecto? ¿De quién fue la idea de hablar sobre el impacto positivo de las redes?

“Walter fue al primero al que se le ocurrió la idea de explorar la tecnología digital y todos los cambios que está generando. Entre los dos le dimos mucha forma a lo que fue el contenido y el acercamiento a la gente. Es muy chiva porque uno termina aprendiendo mucho del contenido. Y lo del acercamiento, yo ya tenía una relación previa con Huawei porque estaba trabajando el año pasado con ellos viendo el desarrollo de la cámara del P20 y P20 Pro. Desde ahí ya venía la espinita y para el P30 Pro vimos que el reto de poder proyectar el material de un teléfono en un cine ya era más serio y lo que me gustó fue la confianza de Huawei en su producto para tirarse así al agua”.

¿Cuáles proyectos se vienen más adelante para Miguel? ¿Está trabajando en alguno actualmente?

“Algo que pasó chiva con este último proyecto fue que, después de Amor Viajero hace dos años, yo me había planteado hacer una película que fuera más fantasiosa, y con todo este proceso volví a sentir el rush que uno siente cuando está corriendo y viendo las cosas en la pantalla grande, viendo en el proyector donde sale entonce como que tengo que dar crédito a Huawei que me reenamoré un poco o tuve este recuerdo bonito de ver las cosas en la pantalla grande y de lo que es el cine en sí y como simplifica mucho las historias y las emociones cuando uno ve algo en esa pantalla. Había pensado que este año iba a pasar un poco más relajado desarrollando un piloto o dos pilotos pero ahora sí tengo muchas ganas de hacer una película. Voy a producir una película de la que no puedo comentar mucho pero es un proyecto que se va a filmar en México entonces estamos en un proceso de pre-producción en este momento y ya como director sí quisiera hacer algo fantasioso pero no puedo contar mucho en este momento. Ya fui a México para hacer investigación y va dentro de la línea de superhéroes pero diferente”.

¿Hasta qué edad se ve haciendo cine? ¿Ha pensado alguna vez en cuando le gustaría detenerse y tal vez dedicarse a otros proyectos?

“Yo decía hace unos años que estaba en la adolescencia del cine porque a mi no me da miedo trabajar con presupuestos pequeños y me gusta mucho porque lo hace a uno sacar una chispa creativa diferente que se activa cuando uno no tiene cosas y creo que uno nunca va a dejar de estar en la adolescencia del cine porque uno siempre va a estar experimentado pero sí tengo ganas de tocar ciertos temas más serios y si quiero que mis próximos proyectos sean diferentes a todos lo demás”.

Viendo sus película se denota un recorrido multifacético. ¿TSe califica a usted mismo en una categoría o cómo se define como director?

Yo cuento historias en diferentes formatos y puedo brincar de uno al otro porque me gusta experimentar. Hay que darle por donde le gusta a la gente pero uno puede cuestionarse si uno está haciendo películas para la gente o para uno mismo o si hay un equilibrio. Uno siempre va a tener que conformarse con que el trabajo al final quede bien para uno porque es uno quien más duro se va a juzgar con el resultado. A mi me gusta el cine, me gusta la sensación de contar una historia y luego compartirla con las personas. Me gusta mucho que el cine que se hace en Costa Rica ya no se considere cine tico porque por ejemplo Maikol Yordan se filmó en París, Londres; Amor Viajero también, Compas se grabó en Rusia. Se ha democratizado tanto el medio que ahora se puede puede filmar en diferentes lugares y hacer diferentes tipos de trabajo. Se han ido dejando atrás etiquetas que habían cuando inicie”.

¿Considera que el cine nacional se encuentra en un auge o está igual que hace 10 años?

“Están volando, hay mucha gente haciendo cosas chivísimas. Tenemos una película y un corto en Cannes. Paz Fábregra ganó el Tigre de Rotterdam, uno de los premios más importantes. Y eso también es algo digno de rescatar. Alguien el otro día comentaba que Paz Fábrega, Sofía Quirós, Valentina Maurel, son todas mujeres que están sacando el pecho por el país a nivel cinematográfico, son unas genias. Son personas que están contando sus historias de la forma en que quieres, estrenándolas en plataformas mundiales. También Antonella Sudassasi que estrenó en Berlín. Ya no se puede aspirar a más. Es cine de autor de nivel mundial en donde se están exponiendo ellas”.

Miguel Gómez se describe a si mismo como un relator de historias, ya que no se encasilla en un solo género y ha sabido dirigir obras en distintos ámbitos como el drama, la comedia, documentales y hasta incursionó en la televisión.

Actualmente existe una discusión sobre un proyecto de ley de cine. ¿Está enterado al respecto? Cuáles aspectos conoce del proyecto y qué considera usted que necesita hacer el país para atraer inversión cinematográfica y hacer en general que la industria del cine crezca en Costa Rica?

“Sí, estoy enterado. Siento que lo que se podría ofrecer más es a nivel de impuesto. Por ejemplo, un proyecto como Maikol Yordan tiene un costo aproximado de $200.000 y de repente termina generando millones de dólares, genera empleos, reactiva la economía: La gente va al cine, sale a almorzar, pasa un momento en familia. La película pudo haber generado como $750.000 en impuestos a Hacienda. Las películas ticas generan en impuestos al país un montón de plata y son impuestos que podrían tener un tax rebate (reembolso o devolución de impuestos) a los productores para fundar otras películas. Podría haber una Ley para que esos $750.000 que generó Maikol Yordan en impuestos se hubieran puesto a la orden de otras producciones y que de repente se hubiera producido más. Otra cosa, vea los esfuerzos como de la película de Hernán Jiménez, Entonces Nosotros, que se fue a filmar a Santa Teresa, o cuando se sale con Cielo Rojo 2 en Nosara o El Fin; nosotros activamos la economía de un lugar cuando salimos a filmar. Buscamos hoteles, restaurantes y son cosas que se podrían usar para atraer más a la productoras de afuera. Se podría usar el ejemplo de Hawaii que le da un tax rebate a las empresas que llegan a producir o hablar de ellos y dependiendo del peso que le den a Hawaii le dan ellos ese rebate de vuelta a la productora. Entonces en ese sentido, se pueden hacer incentivos económicos para que la gente produzca, reactive la economía en ciertos lugares. Hay muchas cosas buenas que se podrían hacer pero también hay mucha gente que tiene diferentes intereses. Yo en lo personal considero que lo que se debería de hacer es que la plata que generan las películas nacionales sean usadas en otras producciones. Si no existe un Maikol Yordan u otra película, no existirán esas producciones. Hubiera sido muy lindo que Maikol Yordan financiara siete películas más. Tampoco optaría por una cuota de pantalla, antes sí, pero la gente es la que decide qué quiere ver. De repente pones una película por ser nacional, luego la gente no va y le estás castigando un espacio a los cines y uno entiende que ellos no quieren que eso les suceda, entonces yo veo que va más por los beneficios a nivel de impuestos y en el apoyo y acompañamiento que se le puedan dar a los éxitos como el de las chicas que están en Cannes, porque ellas terminan siendo embajadoras del país.”

¿Estaría de acuerdo en colocar un impuesto a Netflix?

“Yo siento que si el impuesto termina pasándose para que la gente lo termine pagando y encareciendo el uso de la plataforma, va a ser totalmente contraproducente. Yo siento que es inteligente buscar la manera de financiar cosas pero todo es tan cambiante que si de repente Netflix pierde relevancia entonces cómo se financia lo demás si ya nadie lo usa. Hay que buscar la forma en que el cine pague al cine, no, por ejemplo, que pague al Teatro Nacional, como sucede ahora. Hay que buscar una manera más sostenible, las películas sí están generando y creo que el Gobierno debería meterse un poco más para que estos esfuerzos se vean beneficiados con un tax rebate, que si viene alguien de afuera e invierte en Costa Rica, se le puedan reducir impuestos. Funciona a nivel mundial, podría funcionar aquí también”.

Bueno, como ya se sabe, el Festival shnit está cada vez más pronto a iniciar y ya se acerca el cierre de la convocatoria de cortometrajes para competencia. Aprovechando su reciente experiencia al grabar un corto documental, ¿nos podría indicar cuál es el detalle más importante a tomar en cuenta a la hora de empezar a escribir un corto?

Conocer la historia, pulir el guion, conocer la herramienta con la que se va a trabajar. Que la gente no piense que por tener una super cámara todo va a salir chiva. Hay personas que teniendo una gran cámara no logran contar bien una historia. Lo primero sería buscar que la historia esté ahí, que se pueda contar bien y bonito. Conocer la herramienta, hacer pruebas, filmar mucho, experimentar mucho para llegarle al punto donde uno quiere. Eso creo que es lo básico. También recomendaría ver lo que tenemos a la mano. Si tengo acceso a una buena cámara, chivísima. Si tenés una historia muy interesante o bonita, tratar de buscar que cuando estás filmando, se cuente con las mejores condiciones, buscando una mejor luz, tener alrededor gente que sepa y no perder el entusiasmo si de repente no sale como uno quiere”.

Al tener poco tiempo para desarrollar una historia, ¿cuál es la clave para que un guion de cortometraje sea efectivo y pueda conectar con el público?

“Primero, la estructura. Esa es la mitad del camino ya que lo que sigue es la ejecución, pero la estructura es lo más importante. Cuando tenés la historia, tenés que buscar ver cómo la historia que tienes en la cabeza no te limite como para que podás descubrir el montón de cosas bonitas que aparecen cuando empiezas la ejecución. Yo creo que uno cuando tiene mucho entusiasmo no quiere ver ciertas cosas muy cuadradas como la estructura pero es muy importante. Ver si ahí están el clímax, el final; el desenlace y la introducción. Experimentar una y otra vez con la historia para tener claro lo que está contando. Compartir la historia con alguien más ayuda a hilar y averiguar qué es lo que realmente hace click con la gente”.

Al final de los 40 minutos de conversación, Miguel procedió a continuar trabajando en un proyecto en el cual se encontraba en ese día y la lluvia también continuaba haciendo de las suyas, tal y como al inicio de esta entrevista.

Fabián Arias [email protected]

Coordinador de prensa. Estudiante de periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Experiencia cubriendo el acontecer audiovisual y deportivo.

No Comments

Leave a Comment