fbpx
a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
[email protected]
Links
Follow Us
 

Proyecto de Ley de cine divide opiniones en la industria

En un artículo anterior se logró mostrar lo que contiene el texto del proyecto de Ley de Cinematografía y Audiovisual que se discute actualmente en la Asamblea Legislativa bajo el expediente 20.661. El mismo, ha generado opiniones divididas tanto en lo que está escrito en el actual borrador, así como a lo que se desea agregar a él después de su última revisión.

Adhesión o no de cuotas de pantalla, porcentaje de impuestos y cuáles servicios gravar con ellos y otras propuestas, son cuestionamientos frecuentes entre representantes de las distintas industrias involucradas en la discusión (Ministerio de Cultura y Juventud, Centro de Cine, Procomer, Camtic, por citar algunos), la cual se sigue llevando a cabo ya que en la actualidad, el expediente se encuentra aún en proceso de discusión de mociones, tal y como nos explica el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Enrique Sánchez.

“El proyecto de Ley fue dictaminado y estamos en el proceso de discusión de mociones. Ha habido un proceso de negociación para poder acordar el impuesto que se está cobrando para financiar fondos. En la actualidad solo los cines pagan un porcentaje de impuesto (6% cabeceras de provincia, 3% fuera de cabecera). Ese impuesto actualmente no está bien distribuido ya que los principales cines están fuera de cabeceras de provincia y están pagando menos. La idea es establecer un impuesto único del 6% para salas de cine y servicios de streaming”.

Es justamente el último punto que comenta el señor diputado, uno de los que más discordia ha generado en los conversatorios que se han realizado en relación a este proyecto, ya que existen voces que han solicitado que se incluya a las cableras en la recolección de este impuesto, ante lo que el representante del PAC responde: “Las cableras han sido parte de la discusión pero generalmente dan otros servicios, no solamente la transmisión de producciones audiovisuales. Dan servicios de internet, telefonía y otros servicios que ya pagan otros cargos a la Sutel y estaríamos generando una imposición extra que los dejaría en gran desventaja frente a otros actores que no pagan actualmente ningún impuesto”.

El diputado del PAC, Enrique Sánchez, forma parte de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Economía, departamento encargado de liderar el proyecto de Ley de Cine en la Asamblea Legislativa. (Foto: Fabián Arias)

Pero además de este punto, otra cuestión que divide opiniones dentro de la misma industria cinematográfica es la cuestión de que el proyecto deba incluir o no una cuota de pantalla. La cuota de pantalla es, por definición, el establecimiento por parte del Estado de una cantidad obligatoria de películas por sala en un período determinado. Es una medida que se toma a fin de proteger la cinematografía nacional en el mercado, aunque algunas personas no le ven de esa manera.

Pero esta no es una problemática exclusiva de Costa Rica. Europa, Perú y Argentina son solo algunos ejemplos de las regiones en donde se ha tenido esta misma discusión. De hecho, en este último país sudamericano, a mitad del Siglo XX, esta medida fue eliminada ya que no había brindado los resultados esperados pero, en la actualidad, la misma ha vuelto a ser una realidad con una última reforma aprobada a finales del 2018 que obliga a los cines argentinos a proyectar durante cada trimestre al menos una película nacional por sala, en todas las funciones y por un mínimo de una semana, adicional se estableció una “medida de continuidad”. Esto significa que si una película argentina alcanza un número mínimo de espectadores fijados en la norma, el exhibidor se verá obligado a continuar la proyección al menos por otra semana más.

Con respecto a este tema, los cineastas nacionales se dividen entre apoyar o no esta cláusula, la cual es cierto que no se encuentra incorporada en el texto que actualmente se discute en la Asamblea Legislativa, pero que sí ha sido parte de la discusión en diversas reuniones, y ahora, en etapa de mociones (proceso en el que actualmente se encuentra el proyecto) podría ser adherida si consigue el apoyo adecuado.

Una de las voces que apoya esta medida (cuota de pantalla) es la directora Sofía Quirós, quien recientemente vio su ópera prima, Ceniza Negra, estrenarse a nivel mundo en el marco del Festival de Cannes. Con respecto al tema, la cineasta expresa lo siguiente:

Tardamos años y años en realizar nuestras películas, para finalmente estar en las salas comerciales solo durante una semana.  La competencia es violenta y desleal, y ni siquiera nos funciona el “boca en boca” por que las películas desaparecen muy rápidamente. En esto radica la importancia de estrategias que podrían establecerse en el futuro como la cuota de pantalla. Costa Rica debe empezar a ver el cine como una fuente de trabajo, como una herramienta de crecimiento económico para nuestro país. Pero también como una herramienta para acercar al costarricense a nuestro propio arte y permitirnos sentirnos representados en nuestras propias historias. Y para que todo esto se lleve a cabo, necesitamos que las películas permanezcan más en las salas, y que cumplan su único y final objetivo: el ser vistas”.

Pero también existe la contraparte dentro del gremio, que vería esto como algo perjudicial para la industria, como lo expresó en una ocasión el director Miguel Gómez: “ Yo actualmente no optaría por una cuota de pantalla, antes sí, pero la gente es la que decide qué quiere ver. De repente ponés una película por ser nacional pero luego la gente no va y le estás castigando un espacio a los cines y uno entiende que ellos no quieren que eso les suceda, entonces yo veo que el éxito de la ley de cine va más por los beneficios que pueda incluir a nivel de impuestos y en el apoyo y acompañamiento que se le puedan dar a los éxitos como el de las chicas que estuvieron en Cannes, porque ellas terminan siendo embajadoras del país.”

Al solicitarle profundizar sobre otras soluciones que ayuden al cine costarricense, Miguel respondió: “Las películas ticas generan en impuestos al país un montón de plata y son impuestos que podrían tener un tax rebate (reembolso o devolución de impuestos) a los productores para fundar otras películas. Otra cosa, vea los esfuerzos como de la película de Hernán Jiménez, Entonces Nosotros, que se fue a filmar a Santa Teresa, o cuando se sale con Cielo Rojo 2 en Nosara o El Fin; nosotros activamos la economía de un lugar cuando salimos a filmar. Buscamos hoteles, restaurantes y son cosas que se podrían usar para atraer más a la productoras de afuera. Se podría usar el ejemplo de Hawaii que le da un tax rebate a las empresas que llegan a producir o hablar de ellos y dependiendo del peso que le den a Hawaii le dan ellos ese rebate de vuelta a la productora”.

Miguel ha declarado estar consciente de que la cuota de pantalla puede más bien acabar afectando a la industria y aboga por otros métodos para apoyar al audiovisual nacional. (Foto: deleFOCO).

Sofía Quirós también se animó a brindar alternativas para ayudar a la producción de cine nacional: Necesitamos urgentemente una base legal que acompañe y fomente todo el crecimiento que ha vivido nuestro sector. Digo sector, por que hasta que no tengamos una ley de cine no podemos hablar de industria. Urge que nuestros logros como el CRFIC y el fondo nacional EL FAUNO puedan crecer sustancialmente sin correr el riesgo de desaparecer o verse modificado a conveniencia de las políticas de cada gobierno”. Aprovechando su amplia experiencia internacional, la directora también brindó una lista de sugerencias que incluyen los siguientes aspectos:

  • Fondo nacional que apoye los proyectos en la etapa de escritura y desarrollo, etapa más frágil de la cadena cinematográfica, donde usualmente el director y el productor hacen esfuerzos para levantar las películas sin recursos.  
  • Apoyos a la participación de las películas nacionales en los Festivales y  Mercados.
  • Apoyos económicos a la realización de cortometrajes, proceso fundamental de crecimiento para los realizadores.  
  • Realización de acuerdos que faciliten la coproducción con distintas regiones y que promuevan estas alianzas.

Sofía Quirós estrenó recientemente su ópera prima en la Semana de la Crítica en el Festival de Cannes. Adicional, ha dirigido, escrito y producido diversas producciones fuera del país. (Foto: Cortesía de la producción de “Ceniza Negra”.

Como se mencionaba anteriormente, el proyecto se encuentra en este momento en etapa de mociones. Cabe recordar que el texto se presentó por primera vez en noviembre del 2017 y desde entonces ha avanzado lentamente en su discusión por el Plenario, más que nada por la coyuntura actual que enfrenta el país, como indica Federico Lang, director de proyectos en Caramba Films: “En realidad este ha sido el proyecto que menos obstáculos ha encontrado. Ha sido más que nada un tema de “timing” entre el contexto del país, las prioridades económicas del gobierno y un sector artístico que lamentablemente siempre queda relegado”.

Los propios cineastas se encuentran conscientes de la situación que describe Federico, tal y como le expresa la directora de Apego, Patricia Velásquez: “Yo siento que tanto el MCyJ, el Centro de Cine y el Ministerio de Economía se han involucrado en la discusión. Se hizo un proceso consultivo amplio con distintos sectores del audiovisual y yo creo que el problema está en la coyuntura política actual. Estamos en un país prácticamente quebrado, con una situación económica complicada, entonces las prioridades no están ahí. Menos aún con elecciones municipales tan cercanas”.

Con respecto a este punto, distintos asesores de diputados han admitido que la discusión no ha tenido mayor avance en el último año. Inclusive, don Enrique Sánchez al ser consultado sobre las posibilidades de que el proyecto sea aprobado en este periodo legislativo que finaliza en el 2022, solamente se limitó a contestar lo siguiente:

“Yo creo que es una demanda de las personas que producen audiovisual, es una forma también de potencializar una industria que puede generar también reactivación económica, la industria del cine. Es una industria que en los países que han logrado desarrollarla ha generado un importante impulso a la economía, es decir, hay que verlo desde ese punto de vista. Primero, es una gran deuda que tenemos con nuestros productores y productoras pero además es el fortalecimiento de una industria que le va a traer beneficios al país”.

Si usted desea conocer el texto completo del Expediente Legislativo N°20.661, puede descargarlo al hacer click aquí.

Fabián Arias [email protected]

Coordinador de prensa. Estudiante de periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Experiencia cubriendo el acontecer audiovisual y deportivo.

No Comments

Leave a Comment