fbpx
 

Recomendaciones del editor: 10 películas en Netflix que deberías ver

Webinars de cine y producción audiovisual del Festival shnit San José

En la lista de lo mejor del 2019 escribí que este tipo de artículos se me antojan más como un homenaje que como un inventario objetivo; esta lista la asumo con la misma mentalidad. 

Para hacer honor al Netflix en los tiempo del coronavirus, les traigo 10 películas que me gustaría que todos vieran (y que, evidentemente, están dentro del catálogo de la plataforma al 18 de marzo de 2020). 

El porqué de la selección es tremendamente elusivo: no hay una temática ni un hilo conductor entre ellas, tampoco son excesivamente independientes ni de nicho, solo sé que son películas que en su momento me marcaron profundamente y que espero que puedan generar una sensación similar en ustedes; condescendencia de lado, por supuesto.  

Aquí van:

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos – Michel Gondry (2004)

Creo que pocas historias te hacen sentir más la dualidad de ser humano como las de Charlie Kaufman. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos es el epítome de la filosofía de su escritor: la de admitirse una persona con limitaciones y dificultades, y a partir de esa realización, crear. Mucho se habla de Kaufmann como el guionista autor de la obra, pero la dirección de Michel Gondry le impregna una estética de sueño a la altura de las circunstancias. Con un ángulo onírico, este viaje por la memoria es, también, un viaje por las contradicciones de la condición humana. La película se rehúsa a estacionarse en lo sublime del amor hollywoodense y baja al barro en donde podemos, juntos, reconocer nuestra humanidad en común. Tal vez suene pesimista, pero muy al contrario: es un filme hermoso. 

Sinopsis de Netflix: “Clementine decide hacerse extirpar todos sus recuerdos de Joel y él elige los mismo, pero pronto inicia un loco viaje por su propia mente al comprender que fue un error.”

Burning – Lee Chang-dong (2018) 

El cine coreano está de moda y no es de extrañarse: tiene obras importantísimas. Burning, sin embargo, se parece poco al popular Parásitos: este es un filme de cocimiento lento, alejado de los tres actos convencionales que tanto y tan bien le sirvieron a Bong Joon-Ho para ganarse el amor mundial. El filme está basado en el cuento Quemar graneros del siempre polarizante Haruki Murakami y tiene todo lo que uno puede esperar de él: una chica que desaparece, gatos y sexo. Lee Chang-dong adapta esta historia japonesa a un contexto surcoreano como si siempre hubiera pertenecido allí. Para halagarlo, me robaré las palabras que el reseñador Javier Ocaña le dedicó en El País: “Para convertir un cuento de 20 páginas en una película de dos horas y media, más que atrevimiento o audacia, hay que tener ideas. Y el coreano Lee Chang-dong, además de ideas, posee talento y estilo”. Basta con ver un fotograma para entrar en la atmósfera de su autor, después de eso solo hay que dejarse llevar por una historia que, sin volarse la cabeza en ningún momento, no deja de tener un tono surrealista. 

Sinopsis de Netflix: “Un aspirante a escritor llega al aeropuerto a buscar una antigua amiga de la escuela que vuelve de África, pero sufre cuando ve que ella llega con otro hombre”. 

Quién es JonBenét – Kitty Green (2017) 

El asesinato de la niña JonBenét Ramsey (6 años) en 1996 le dio la vuelta el mundo. El hecho de ser asesinada en su misma casa y que nunca se haya encontrado al culpable alimentó las especulaciones de las masas. Sin embargo, este no es un documental de asesinatos a la usanza. A Kitty Green, la directora, le importa poco la investigación judicial o encontrar al asesino: le interesa más preguntarse qué dice este fenómeno sobre nosotros mismos como sociedad. Solo su premisa ya la hace llamativa: en un falso casting, decenas de vecinos audicionan por un papel en la supuesta película de JonBenét, en el medio, cada uno cuenta o chismea, más bien lo que cree que le pasó a la niña. La penúltima secuencia del filme captura a la perfección su filosofía. No se la pierdan. 

Sinopsis de Netflix: “Los personajes locales del pueblo de Jonbenét Ramsey dan múltiples perspectivas sobre su asesinato en 1996 y compiten para obtener un papel en la dramatización del caso”.  

Largo viaje hacia la noche – Bi gan (2018) 

En un episodio del podcast Segundas impresiones conversamos sobre cómo en Asia está el cine más interesante de los últimos años. En China levanta la mano el joven director Bi Gan: dos películas le bastaron para consagrarse como un autor con todas las de la ley. Las comparaciones con el cine de Andréi Tarkovsky son inevitables, pero gran parte de su mérito está en compartir conceptos sin desprenderse de su propia voz. Largo viaje hacia la noche transforma el tiempo en un artefacto que solo puede comprenderse en términos oníricos, a partir de ahí despega un viaje que es tan alienígena como universal. Además de ser visualmente inolvidable, a nivel técnico está impecable: la película tiene un plano secuencia de una hora que, dentro de su gramática, se siente tan natural como una plano-contraplano. Sergio Beeche bromeó en el podcast al decir que las películas de Bi Gan le hacían sentir que el resto del cine era demasiado mundano; puede ser un elogio pretencioso, pero sin dudas se lo merece.

Sinopsis de Netflix: “De regreso en su pueblo natal en busca de un antiguo y misterioso amor, un hombre termina entrando en un onírico y confuso mundo”. 

Los Meyerowitz: la familia no se elige (historias nuevas y selectas) – Noah Baumbach 

El cine de Noah Baumbach me habla muy de cerca al oído. Atesoro Frances Ha e Historia de un matrimonio, pero es Los Meyerowitz la que me hizo confiar a ciegas en este hombre. Sin ser una película antinarrativa (ni cerca), es difícil resumir su historia: es una familia disfuncional que le toca convivir. En sus términos más simples, aborda los daddy issues, los traumas e inseguridades que el padre, en este caso, le hereda a sus hijos. Baumbach construye esta desconexión familiar a través diálogos precisos y, sobre todo, reales. Me parece imperativo acompañar el visionado con este videoensayo de Evan Pushak, mejor conocido en redes como Nerdwriter. Por cierto, Adam Sandler y Ben Stiller saben actuar. 

Sinopsis de Netflix: “Rencores y rivalidades están a la orden del día cuando tres hermanos se reúnen en Nueva York para ver a su padre, un artista con un legado que se desvanece”. 

Zodiaco – David Fincher (2007) 

No me tiembla la mano para escribir que David Fincher es lo mejor que tiene por ofrecer el cine estadounidense más “convencional”. Durante casi 30 años este hombre ha encabezado lo mejor del neo-neo noir norteamericano con clásicos instantáneos, uno tras otro. Zodiaco, filme sobre el célebre asesino en serie, recopila todo lo que Fincher sabe hacer: una historia oscura, personajes volátiles, misterio, figuras detectivescas, giros, obsesión y minuciosidad. La historia es rica en subtemas pero su autor sabe muy bien a lo que va: a contar un relato sobre cómo la obsesión carcome a sus personajes. Fincher no romantiza la figura del asesino, pero sí lo convierte en un villano que no sabemos cómo derrotar. 

Sinopsis de Netflix: “En este thriller basado en hechos reales, un caricaturista político, un periodista y algunos policías investigan a Zodiaco, el infame asesino de San Francisco”. 

Al otro lado del viento – Orson Welles (2018) 

Se discute mucho qué tanto de Orson Welles tiene esta obra póstuma, pero a mí, en particular, me importa poco. Al otro lado del viento me gusta por lo que es, sin preocuparme por su autoría. Grabado con una veintena de cámaras distintas desde diferentes ángulos, esta película es un picadillo filmográfico que explora lo rico que puede ser un montaje sin convenciones. Jake Hannaford, el protagonista, es un personaje tan vivo que es fácil etiquetarlo como un alter ego de Welles. El filme brilla al mostrar cómo en el día de una muerte se puede resumir una vida entera. 

Sinopsis de Netflix: “En esta película de Orson Welles, un legendario director lucha por finalizar y analiza su legado, todo en su último día de vida”.

Manchester junto al mar – Kenneth Lonergan (2016) 

Manchester junto al mar me gusta tanto que me cuesta articular el porqué. Cuando la recuerdo, me topo con que es una historia tan fundamentalmente triste que se me quitan las ganas de revisitarla. Aún así, la guardo en la mayoría de mis podios. Como artefacto narrativo, es espléndida, como atmósfera, todavía mejor. El flashback, tan fácil de arruinar, es aquí un aliado indispensable. A través de ellos, Lonergan nos va soltando información a cuentagotas hasta que por fin desciframos el rompecabezas. Casey Affleck nos regala una interpretación para los libros de historia: con gestos sutiles transmite todo el dolor de su personaje. 

Sinopsis de Netflix: “Al ser nombrado tutor legal de su sobrino de 16 años, un hombre solitario debe regresar a su pueblo natal, donde queda a merced de tormentosos recuerdos”. 

Recuerdos del ayer – Isao Takahata (1991) 

Esta lista amerita alivianarse con una historia un poco más positiva, para eso entra Recuerdos del ayer, una animación bellísima de Studio Ghibli. Este filme íntimo entrelaza el pasado y presente de Taeko, una mujer de 27 años acompañada por los recuerdos de su yo de 10 años. Con una animación minimalista, retrata el ayer con solo los detalles significativos, el resto los difumina como lo hace la mente con los recuerdos viejos. La cinta se centra en los pequeños momentos atesorados por la mente de Taeko: la primera vez que probó la piña, el primer amor, el primer periodo. Sin poseer ese componente fantástico tan recurrente (y bien utilizado) en las historias de Studio Ghibli, esta película dibuja con trazo fino cómo el pasado siempre está presente. Recuerdos del ayer forma parte del tridente de obras maestras de Isao Takahata, junto a La tumba de las luciérnagas y El cuento de la princesa Kaguya (recomendadísimas). No es perfecta, tiene momentos demasiado melosos, aleccionadores y estoy convencido que funcionaría mejor sin tanta voz en off, pero aún así es indiscutible su capacidad para calar dentro de los sentimientos de la audiencia. 

Sinopsis de Netflix: Una joven tokiota de 27 años emprende un viaje al campo, la acompañan vívidos recuerdos de su niñez, que incluyen frutas y primeros amores”. 

La llegada – Denis Villeneuve (2016) 

Villeneuve no es solo un director capaz de capturar las imágenes más hermosas, es también un creador de ideas a través de ellas. Con La llegada explora la comunicación, lo que nos une y nos separa y, principalmente, el duelo entre la libre voluntad y el determinismo. Cómo buena obra de ciencia ficción, usa lo de afuera para mirar hacia adentro. Aún cargada de melancolía, la película encierra la belleza de tomar decisiones por amor pese a saber el dolor que traerán (en ese sentido estable un pequeño diálogo con la primera película de esta lista: Resplandor de una mente sin recuerdos). Basado en el cuento La historia de tu vida, de Ted Chiang, el filme es un ejemplo de antología sobre cómo adaptar una idea al cine. 

Sinopsis de Netflix: “Una lingüista encargada de encontrar cómo comunicarse con unos extraterrestres que han llegado a la tierra descubre una relación importante para la humanidad y para ella”. 

Webinars de cine y producción audiovisual del Festival shnit San José
Luis G. Cardoce [email protected]

Editor de la Revista deleFOCO, periodista y productor audiovisual especializado en temas de cultura y sociedad.

No Comments

Leave a Comment

Webinars de cine y producción audiovisual del Festival shnit San José