fbpx
a
Lorem ipsum dolor sit amet, consecte adipi. Suspendisse ultrices hendrerit a vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit sit amet hendrerit a venenatis.
12, Some Streeet, 12550 New York, USA
(+44) 871.075.0336
[email protected]
Links
Follow Us
 

Reivindicando el género: “Yo no hago diferencia entre el cine de ficción y el documental”

Cuando Ana Lucía Jiménez habla, selecciona cuidadosamente sus palabras. Algunas las remarca, otras la reformula, las enfatiza y las sigue hasta que llega a lo que quiere decir y lo dice con claridad: “yo no hago diferencia entre el cine de ficción y el documental”. El documental, para Ana Lucía, es un viaje: solo a través del camino encuentra las respuestas.

Ana Lucía es una realizadora, productora y camarógrafa costarricense. Su filmografía cuenta con tres documentales destacados: Los maes de la esquina, 2014; El morado, 2015 (ambos como directora de fotografía) y Trujillo, un trabajador de la luz, 2011 (productora, directora y camarógrafa). También ha participado en los largometrajes de ficción Tercer mundo, 2010 y Mayordomo, 2014 (directora de fotografía).

Desde su labor como cineasta y docente, busca reivindicar el documental como una forma más de hacer cine. Hay ciertos obstáculos, admite, el cine documental carece de ese factor glamuroso y palomitero que ofrece Hollywood, así que convencer al público de que una historia de la vida real va a ser tan entretenida como una ficción es complicado. Pero cree conocer la ruta para lograrlo: desarrollar el documental con la misma libertad creativa que brinda el lenguaje audiovisual.

Aprovechamos que actualmente se encuentra en la post-producción de su largometraje documental El pibe Hine y su participación como profesora en el taller de Realización documental para conversar sobre las posibilidades y alcances que tiene la no ficción como género cinematográfico.

El cineasta Michael Rabiger dice que el documental es algo más que la observación objetiva de la realidad. ¿Qué es ese “más” que convierte la observación en una obra?

“Es el posicionamiento frente al mundo. No creo que exista una observación objetiva ni creo que se desee una observación objetiva. El documental es más bien un viaje, una búsqueda de cuál es el punto de vista de uno frente a algo o alguien. Yo no hago un documental para demostrar mi punto de vista, sino que a través de la creación del documental voy elaborándolo. Cuando hablás con gente, cuando vas a los lugares, cuando te dejás envolver por la experiencia misma de hacer un documental, todo eso te va modificando. Es un proceso de retroalimentación y transformación mutua. Eso es lo rico: a veces uno cree que tiene una posición y luego se da cuenta que las cosas no son en blanco y negro. Es esa idea de que el documental también debería generar preguntas en vez de dar una respuesta sólida sobre algo.”

¿Dónde se cruzan el documental y el cine de ficción?

“En el lenguaje. Poco importa la diferencia entre el documental y la ficción, lo que importa es el uso del lenguaje cinematográfico. Si yo elijo el cine (como formato) es porque siento que la reflexión que quiero hacer se expresa mejor a través de ese lenguaje, a través del mundo que me produce el sonido, el ritmo del montaje, la forma en la que puedo manipular el tiempo y el espacio, en cómo puedo guiar las emociones del espectador, y para eso utilizo las herramientas cinematográficas. Por eso yo no hago diferencia entre cine de ficción y documental. Ambos son cine.”

Ana Lucía Jiménez es realizadora, camarógrafa y productora graduada de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños.

¿Qué papel juega el autor en el documental? ¿Se puede desarrollar una autoría en este género?

“Mientras se esté ejercitando la narrativa, sea en documental o en ficción, el cineasta se va a desarrollar. Cada uno va desarrollando su lenguaje conforme trabaja. Por ejemplo, un día hacés un proyecto de ficción que luego alimenta tu punto de vista para un documental y luego el del documental te sirve para un proyecto de ficción y así va.”

Agnès Varda describe la tarea de grabar documentales como una escuela de la honestidad. ¿Cómo se asume ese compromiso de retratar la “vida real”?

“Yo creo que tomándose el tiempo. Entre más tiempo uno está con un proyecto, más va viendo todos los ángulos, las contradicciones y la riqueza que hay en las personas. Al final te alejás de esa pretensión como de anclar a una persona y definirla. Es tomarse el tiempo para conocerla en profundidad, para ver también cómo ese tema te va cambiando a vos. Todo se transforma, el punto de vista de uno, los prejuicios iniciales y creo que esa es el compromiso que uno tiene: darle tiempo, cabeza, sufrir, estar con el proyecto.”

Ana Lucía es la profesora encargada de impartir el taller de Realización documental en la Escuela de deleFOCO.

¿Considera que en la audiencia costarricense actual existe algún tipo de concepción errónea o prejuicio en torno al documental como una obra aburrida o excesivamente informativa?

“Totalmente. No llaman película al documental, ni siquiera merece el título de película. Entonces para ellos existen las películas de ficción y aparte existe el documental. No jala mucha gente porque creen que van a ir a ver algo demasiado serio o ajeno a su realidad. Por dicha hay obras que han cambiado (ese paradigma) y la influencia de Netflix últimamente ha servido para borrar los estereotipos. Ya la gente puede ver un documental para entretenerse, para despejarse, para recrearse; ya se está eligiendo más.”

¿Cuáles nuevas posibilidades tiene el documental en las plataformas actuales? (Redes sociales, servicios de streaming, etc.)

“Ya no hay tanta presión de taquilla, de llenar el cine. Ahora hay diferentes públicos que ven más contenidos de diferentes temas y duraciones a través de estas plataformas. Me parece un muy buen momento para hacer documental por la libertad que dan (los nuevos medios).”

¿Cuál es el primer consejo que le daría a alguien que aspira a producir un documental?

“Entender por qué está tan empecinado o empecinada en hacer ese documental. Tal vez la respuesta no la encuentre en el inicio, sino que la va a encontrar hasta el final, pero hay que estar atento: preguntarse por qué este es el tema que me llama. Siempre tiene que haber algo que te motive porque es un proceso largo.”

Te recordamos que todavía quedan cupos disponibles para el taller de Realización Documental con Ana Lucía Jiménez. Si estás interesado dale click aquí para ver más información.

Luis G. Cardoce [email protected]

Periodista y productor audiovisual especializado en temas de cultura y sociedad.

No Comments

Leave a Comment