fbpx
 

Sofía Quirós: “Cuando morimos nuestra energía no desaparece, solo se transforma”

Recientemente presentó su ópera prima en el festival de cine más importante del mundo y posee una amplia trayectoria a nivel internacional. Viña del Mar, Sao Paulo, Cartagena de Indias y Clermont Ferrand, además de su doble presentación en el Festival de Cannes (2017, 2019), son solo algunos de los eventos en los que ha estado presente con sus producciones de alto nivel audiovisual.

Hablamos, por supuesto, de la directora costarricense de Ceniza Negra, Sofía Quirós, quien nos comparte en la siguiente entrevista, su más reciente experiencia en Cannes, nos brinda detalles de la producción de su último film y sus planes a futuro.

“Ceniza Negra” formó parte de la competencia denominada “Semana de la Crítica” en el Festival de Cannes, donde vivió su premiere mundial.

¿Cómo fue la experiencia de volver a Cannes? ¿Qué tal fue la recepción del público y la prensa hacia la película?

“¡La experiencia fue maravillosa! En el 2017 fuimos parte por primera vez de la Semaine de la Critique con nuestro cortometraje Selva y vivimos un sueño. Ahora, dos años después,  regresamos con muchas más responsabilidades y trabajo, pero también cosechamos  muchos más frutos. El momento en que terminó la primera proyección de la película y el público comenzó a aplaudir fue inolvidable, todos los del equipo nos abrazamos, no lo podíamos creer. La recepción fue muy buena, el público estaba muy emocionado con la historia y además con el hecho de que es una película liderada en su mayoría por mujeres. En el transcurso de este mes, la prensa ha tenido devoluciones muy buenas. En los reviews ha sobresalido la profundidad de la historia, la fuerte visión autoral y la gran actuación de Smashleen, nuestra protagonista”.

¿Nos puede describir el momento y las sensaciones que surgieron cuando recibieron la noticia de que iban a formar parte de la Semana de la Crítica?

“Uff, muy alegres, sobretodo por que trabajamos durante cinco años en Ceniza Negra y todo el proceso fue una locura. Un camino de mucha disciplina y perseverancia en el que nunca dejamos de confiar en nuestra historia.  Al enterarnos de la noticia de la selección fue un alivio el sentir que valió la pena tanto esfuerzo. Además fue una doble alegría ya que que somos el primer largometraje en representar a Costa Rica en Cannes y esto definitivamente abre camino para nuestra industria”.

¿Ya tienen confirmados los próximos lugares en los que se podrá disfrutar la película? ¿Cuándo se podrá estrenar en Costa Rica?

“Sí, a principios de julio la película se presentará en el Festival de Munich, en la sección Cinevisión Competition. Es una sección muy interesante, por que tal como ellos lo describen: Representa la generación de directores conocidos por ser atrevidos, por pensar más y más allá de la caja y por ser capaz de adoptar diferentes perspectivas”. También tenemos invitaciones a otros Festivales en Australia, Egipto, Países Bajos, México y  Sudamérica. Nos da mucha ilusión poder compartir Ceniza Negra con públicos de regiones tan diversas”.

“Esperamos que se pueda estrenar en Costa Rica antes de fin de año. No hay nada más hermoso que mostrar la película en casa acompañados de todo el equipo, y especialmente de los actores, es como finalmente cerrar el ciclo. Sin embargo no es un proceso fácil estrenar una película nacional. La competencia con las grandes  producciones comerciales es muy fuerte y hay que encontrar el momento adecuado para que la película no se pierda en la programación”.

¿Siempre existió la idea de hacer un “universo compartido” entre Selva y Ceniza Negra o fue algo que surgió de manera espontánea y natural?

“El cortometraje Selva nació a mitad de camino del desarrollo de Ceniza Negra , a partir de un impulso de salir a plasmar en sonidos e imágenes todo lo que venía desarrollando en el largometraje. Fue una aproximación a la atmósfera de Ceniza Negra, una profundización al personaje principal, una exploración sobre cómo dirigir niños y adolescentes, pero sobretodo una oportunidad que nos permitió encontrar a Smashleen Gutiérrez, quien se convirtió en protagonista de ambas películas. Además, yo venía de hacer tres cortos anteriores en Argentina, país donde estudié cine por siete años, y no tenía la experiencia de filmar en Costa Rica. Selva se conviritó en esa primera semilla que sembré en mi país, lo cual me dio mucha seguridad para el proceso del Largometraje.  Filmar en el país de uno es definitivamente un proceso más natural e incluso sanador: para mí fue reencontrarme con una Sofía complemente distinta a la que era cuando me fuí del país 10 años atrás”.

¿De dónde surgió la inspiración para abordar un tema tan sensible como el proceso de duelo durante la infancia pero a través de elementos mágicos como los mostrados en la película?

Ceniza Negra nace de mi deseo de explorar cómo la muerte se atraviesa en la niñez con mucha más naturalidad que en la adultez, como el juego y la magia son elementos que ayudan a comprender y procesar los duelos.  Es una película sobretodo de soltar. Personalmente creo que cuando morimos solo abandonamos el cuerpo, y nuestra energía no desaparece, solo se transforma. Y quería hablar de esto, pero a través de un personaje joven y  femenino que a su corta edad logra atravesar la muerte de sus seres queridos desde un lugar empoderado, lejos de la victimización y la tragedia”.

“Con respecto a mis inspiraciones personales, durante el proceso de la película atravesé varios duelos y también estuve muy cerca de mi prima, quien a su corta edad atravesó el duelo de su madre. De ambos duelos se nutrió la película. Es incrible como el proceso de escribir una historia se puede mezclar con la vida real. A mi me gusta pensar que de alguna manera Ceniza Negra me ayudó a atravesar todo lo que pasó, me ayudó a entenderlo  y transformarlo”.

humberto Samuels y Smashleen Gutiérrez son junto a Hortensia Smith, los “actores naturales” que le dan vida a los personajes principales de la película.

¿Cómo se dio la elección del elenco principal? Todos ellos son “no actores”, ¿cierto?

“Exacto, todos son actores naturales, es una palabra que me gusta más. A Smashleen, nuestra protagonista, la encontramos dos días antes de rodar el cortometraje Selva en la isla de Tortuguero, tuvimos mucha conexión desde el primer instante. Grabamos el corto y después seguimos trabajando juntas, fortaleciendo nuestro vínculo. Durante esos dos años construí el personaje de la película a partir de mi trabajo con ella. La vi crecer: pasó de ser una niña a una adolescente muy espontánea, comprometida, creativa y  poderosa”.

“A Humberto, el señor mayor,  lo conocimos en un asilo de ancianos en la provincia de Limón. También fue amor a primera vista. Con él hicimos un trabajo largo e intenso, para que pudiera poco a poco entender el proceso de lo que es hacer una película, salir del hogar, cambiar sus horarios y costumbres. Lo vimos rejuvenecer al menos unos 10 años y llenaba de felicidad el set. Fue un rodaje hermoso, entre la simbiosis de la vejez y el paso a la adolescencia”.

“Hortencia, que interpreta el personaje de Elena, es una bailarina de la comunidad de Limón. La fuerza de su cuerpo y su expresión nos convenció de que iba a permanecer en la retina del espectador hasta el final de la película”.

“El resto de los actores naturales aparecieron dentro de los 700 Castings que realizamos  junto con Mariana Murillo (productora de la película) y Florencia Rovlich (Directora de Casting). En este proceso recorrimos gran parte de Limón entre los meses de febrero y julio del año pasado, enamorandonos más y más de esta maravillosa provincia”.

¿Cuál fue el mayor reto que encontraron durante el proceso de filmación?

“Las variantes del clima caribeño fueron algo que determinaron el rodaje, teníamos que estar listos para constantes cambios en el día a día. También el adaptarse a los actores naturales y  a la cantidad de retomas. Pero creo que todas estas, conforme fueron pasando los días, se convirtieron en un fortaleza para la película y logramos adaptar un método flexible y de mucha improvisación. De alguna manera quizá la responsabilidad-dificultad más grande era cuidar de los dos protagonistas con edades tan delicadas como Smashleen de 14 años y Humberto de 84. Ambos requerían mucha atención y protección para que el proceso de hacer una película fuera amable a pesar de la cantidad de trabajo y las exigencias”.

¿Qué pueden esperar las personas que vayan a ver Ceniza Negra?

“Yo creo que el público al ver Ceniza Negra se encuentra con una película honesta, cotidiana, familiar y muy íntima. Esto hace que uno pueda sentirse parte de la historia, revivir cosas de la adolescencia, nuestro primer ligue, los juegos con nuestros abuelos, nuestro primer contacto con la muerte. Todo esto a través de actuaciones muy potentes y retratos de nuestros paisajes de una forma poética y cinematográfica. Es una historia que toca un tema profundo y fuerte como lo es el duelo, pero lo hace también desde el baile, la alegría, los juegos y la transformación. Algunas veces la gente se asusta cuando cuento la trama de la película, piensan que es una película demasiado densa y ¡todo lo contrario! Se puede hablar de temas profundos y también se puede reír, soñar y disfrutar el viaje a la niñez que nuestra película propone, es una de las magias del cine”.

¿Cuáles son sus próximos proyectos personales?

“Hoy en día me encuentro trabajando junto con Mariana Murillo, productora del film, en la planificación de los festivales en los que participará la película, además del estreno comercial en nuestro país y en los países coproductores del film.  Además me encuentro en el proceso de escritura de mi próxima película y en la preparación de dos rodajes en los que participaré este año en Ecuador y Bolivia”.

Fabián Arias [email protected]

Coordinador de prensa. Estudiante de periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Experiencia cubriendo el acontecer audiovisual y deportivo.

No Comments

Leave a Comment